En realidad, la mucositis y la periimplantitis afectan a los tejidos que rodean y mantienen los implantes , como son la encía y el hueso alveolar.

Estas entidades patológicas, de origen microbiano, inflaman primero la encía que protege la zona de integración, produciendo la llamada mucositis.Esta infección cursa con un enrojecimiento y aumento de tamaño de la encía,que se vuelve sangrante y molesta al cepillado y a la presión.En está etapa,la enfermedad periimplantaria todavia es reversible,utilizando antibióticos generales y locales , antisépticos y una limpieza profesional con diferentes métodos (ultrasonido, irritantes, curetaje) que pueden hacerla remitir y así limitar el daño al tejido.

Si la infección persiste puede llegar a afectar el hueso de sostén, produciendo una destrucción continua y gradual de este y por tanto irreversible.En esta etapa, denominada periimplantitis, se produce, además de sangramiento, inflamación y molestias en la zona, una secreción purulenta(pus) que emerge del reborde de la encía.Puede llegar a producirse dolor en el tejido al morder y en una etapa más avanzada, movilidad y pérdida del implante.

Para tratar la periimplantitis y dependiendo del grado de deterioro de los tejidos circundantes, se puede requerir, además de antibioterapia y de la limpieza profesional, algún tipo de cirugía para reparar e impedir el rápido avance de la enfermedad.

Además del origen microbiano de estas patologías, pueden haber factores que ayudan y agravan su desarrollo, tales como: factores generales:

Padecer enfermedad periodontal (enfermedad de las encías o piorrea),factores genéticos, tabaquismo, enfermedades siste micas como diabetes e hipertensión, medicamentos que secan la boca(benzodiacepinas para los nervios y dormir). Además factores locales: mala higiene, deficiente diseño de las prótesis sobre implantes, encías finas y deficientes y lugar de implantación con poco hueso.

Por tanto y para prevenir estas patogias ,hay que acudir a revisiones periódicas con el dentista ,que medirá clínica y radiológicamente la zona para ir viendo su funcionamiento en boca.